Papá, ya estoy en el cole!

Oct 10

Papá, ya estoy en el cole!

@Juan_Zamo

Cuando tu peque empieza a sufrir cambios, ya sean personales, de desarrollo o académicos, tu también sufres esos cambios y sus decisiones. Mi pequeña ya está en el colegio, pero ¿ ha sido fácil?…. pues no, nada fácil. La elección del colegio, papeleo, posibilidades, entorno, estadísticas, transporte, organización… no, no ha sido sencillo.

 

Lo primero fue la elección del colegio. ¿ Privado, público, concertado…. o quizás el que caiga más cerca?. Yo, personalmente, soy partidario de colegio público. Quizás porque yo estudié en uno público, o quizás por mi opinión ante estas instituciones más sociales y menos empresariales. Aunque he de decir, que la idea de un colegio concertado, tampoco me desagradaba, si era un buen colegio. La opción privado, ni a su mamá, ni a mí nos interesaba, ni por las enseñanzas que se imparten, como por lo económico (otra cosa no, pero en mi ciudad, los precios no son los más asequibles que digamos). Barajamos la idea del público, entre otras cosas, porque a mí me gustaba la idea, y porque las enseñanzas están mas pluralizadas que en una colegio privado o concertado. Así que empezamos a mirar cuales nos interesaba. Nos decantamos por uno, en donde la principal lengua extranjera era el francés, y quizás ese fue un condicionante para no seguir adelante.

Finalmente, por cercanías al trabajo de mamá, porque ya teníamos experiencia de que un familiar había estudiado allí, y porque es un colegio con buenas referencias, optamos por un concertado, con aires públicos, y no nos desagradaba la idea.

Bueno, ya tenemos colegio, y ahora, ¿ Como lo organizamos?. Lo primero era saber qué y como estudiaría allí Lucia. ¿Comedor? ¿Religión? ¿Clases extraescolares?.

La verdad que el colegio que hemos elegido nos da muchísimas posibilidades en su formación. Decidimos que tuviera su sitio en el comedor, porque teniendo la experiencia de la guardería, sabemos que a Lucia no le desagrada comer con sus amigos y profesores, sabemos que no come mal, que come de todo, y por otra parte, nos cuadra para nuestro horario laboral.

Sobre el tema religión, ha sido la cosa un poco más complicada. Buscábamos un colegio laico, ya que su mamá y yo no somos partidario de la religión como asignatura, así que una vez en la primera reunión nos informamos de que opciones teníamos. Es aún muy pequeña, y como asignatura tiene valores y religión. Si la opción de religión no la queríamos, podríamos duplicar la clase de valores, pero en ese preciso momento pensamos…. bueno ¿y por qué no?… dejemos que de religión, que conozca que juegue, y ya vamos viendo cómo se desarrolla. Aunque he de confesarlo, en casa me leí todas las actividades y lecturas religiosas que hará, y bueno…. no me terminan de agradar, pero tampoco lo veo nocivo para su formación. Así, que este año, mi pequeña conocerá la religión cristiana.

 

En cuanto a clases extraescolares, hemos decidido que haga las que creemos que más pueden ayudarle a su desarrollo y que sean divertidas. La verdad que por ser tan pequeña, no tenía muchas opciones, pero entre ellas hemos decidido apuntarla a danza, y es todo un acierto. Le encanta!.Llega a casa mostrándonos los movimientos que hace, los estiramientos, la música… nos cuenta anécdotas de sus compañeras, y lo más importante, se divierte y está haciendo amistad con niñas tanto de su edad como algo mayores. Me resulta muy gracioso cuando sale del cole saludando a amigas y amigos que ni yo conozco.

Otras de las actividades, es inglés. Unas clases de inglés extras, aparte de las que da en sus clases normales.

Es curioso, y entrando en el debate de la carga lectiva de los más pequeños, que no lo veo mal, esto de ponerle actividades a un niño, por pequeño que sea. Hay opiniones para todos los gustos, y existe la opinión, de que cargamos a los niños en exceso en cuanto a deberes, clases, extraescolares, estudios, etc, etc. Particularmente, no lo veo así. Es decir, Lucia tiene sus clases normales, las cuales acaba a las 2 o a las 5 depende si tiene colegio por la tarde. En sus clases da (con 3 años) inglés, alemán, trazos y demás actividades infantiles. De forma extraescolar hace danza y mas inglés, y hasta he oído que en un par de años, impartirán chino. No me parece una carga excesiva, pues creo, que los que se quejan de tales cargas, lo ven como un trabajo para el niño, y según he leído, no es tal caso. Un pequeño no estudia ni tiene la presión de un trabajo o unos estudios superiores de los cuales es consciente. Un pequeño se divierte en clase, aprende a mayor velocidad y con mejor agilidad que cuando es adolescente, juega con el inglés y corretea en danza. Es normal que tenga que aprender cosas como trazar con un lápiz, leer, las letras, los números y demás, pero no lo veo como algo pesado cuando lo que haces es aprender, y digo aprender jugando. No obstante, habrá que estar atentos, porque ni hay límites ni topes para todo esto. Cada pequeño es un mundo, y es cosa de sus mayores darse cuenta si esta asimilando las cosas bien o no, y poner lo mejor de su parte para que este esté aprendiendo de la mejor forma posible. No creo en los dogmas en cuanto a esto…. y precisamente en cuanto a todo esto, espero que Lucia lo acepte de la mejor forma posible y se convierta poco a poco en una niña responsable, y formada, tanto académicamente, como personalmente.

 

Su anterior etapa n la escuela infantil PEKES para mi, ha sido de 10. Espero que en su nuevo colegio, sea igual.

Deja tu comentario