La Salud. Ese gran Problema

Feb 28

La Salud. Ese gran Problema

@Juan_Zamo

Como siempre digo, estas son mis experiencias que no deben tomarse al pie de la letra en ningún caso. Siempre se ha de consultar con especialistas y entendidos, como pediatras, pedagogos o profesionales de la materia.

 

LA salud de mi pequeña. Y supongo que de casi todos los pequeños, es una asignatura difícil de tratar, llevar e incluso a veces de soportar.
Como he contado en otras ocasiones, Lucía sufrió de problemas de mocos, tos y demás, que eso, en cualquier niño es totalmente normal. Pero en ella tarda en quitarse y además, estuvo unos días presentando fiebre.

 

La llevamos al médico, y por seguridad, nos mando un análisis de sangre y orina, pues no vio nada anormal en ella y quería saber a qué se debía esa fiebre.
Estando en casa, tenía una tos como de costumbre, pero esa noche era distinta. Algo dentro de su mama y de mi, sentía que no iba bien. A eso de las 12 de la noche, fuimos a su cuarto y no sé porque motivo ni que voz nos aviso, le pusimos el termómetro.
‹‹ ¡39ªC! ›› – Exclamé a mi mujer. A lo que ella me dijo de inmediato: ‹‹Vamos a vestirla y la llevamos a urgencias. ›› Vacilamos si era la mejor opción, pues era tarde, hacia frio y no sabíamos si el remedio iba a ser peor que la enfermedad.

 

Decimos entonces intentar bajarle la fiebre, siempre con ese nervio dentro del pecho. Gasas húmedas sobre la frente y las extremidades, baños de agua tibia, abrigos moderados…
Parecía que la fiebre mermaba, pero solo por momentos. Pasamos una de las peores noches que recuerdo, pues aun si no pasaba nada, manteníamos los ojos abiertos por si pasaba, ser los primeros en darnos cuenta y actuar de la forma más inmediata posible.

 

Llegó la mañana, y como de costumbre, Lucia nos esperaba en la cama de pie, y balbuceando palabras para llamar la atención, pero se sentía débil, estaba como apagada. De inmediato, llamamos al médico por teléfono, y nos dijo que le hiciéramos el análisis y que nos dieran los resultados de inmediato. Así lo hicimos, y como era de esperar, presentaba una fuerte infección.
Le hicimos llegar al médico dicha información y nos dijo ‹‹llevadla a hacer una placa, comprad este antibiótico y dádselo desde ya. Esta misma tarde os pasáis por consulta con la placa, para verla cuanto antes››. Las palabras del médico fueron precisas y tajantes, con lo que nos pusimos más nerviosos aun, pues si ve tan claro el problema, es indicio de que hay un problema claro, y por lo que parece grave.
Así lo hicimos, salimos de casa con la idea de ir a hacerle una placa, pero por el camino, mi mujer decidió “creo que vamos ir directamente al hospital, y nos dejamos de placa”, y así lo hicimos, fuimos directamente al hospital.

 

La sensación todos la conocemos. Esa sensación de que tú caso es el más importante, y que nadie se mueve, que todos van lento. Pues así me sentía yo.
Finalmente, pudimos ponerla en cola, el médico la miro de inmediato a lo que directamente le dio Apiretal. En menos de una hora, mejoro de forma considerable, mientras esperábamos nuestro turno a la consulta médica.
Al fin, después de 3 horas y media nos tocó. No tengo nada en contra de los hospitales de la seguridad social ni de los médicos novatos. Todos necesitamos una seguridad social, de calidad y gratuita y todos hemos sido novatos alguna vez en algo, TODOS, pero que mala suerte, que ese día la seguridad social iba especialmente lenta y me toco la pediatra que acababa de salir de la facultad y con 3 mas al lado suyo de prácticas.

 

La examinaron, vieron la placa, y después de 30 minutos, nos dio su diagnostico: “No sé que tiene, no sé de donde puede venir la infección, no obstante, le va a seguir dando el antibiótico durante 10 días, y Apiretal para controlarle la fiebre”. Imaginaos nuestra cara. Entiendo que la medicina no es una ciencia exacta, y que sea por lo que fuese la afección o enfermedad, el tratamiento puesto es el correcto, pero creo que las frases como “No sé que tiene” o “no sé de donde” deben de excluirse de todo medico. Prefiero que si no sabes de dónde viene la enfermedad, por lo menos, deje puertas abiertas a la solución.
En definitiva, directamente nos fuimos a su médico, y allí ante nuestra sorpresa, el médico nos dijo casi lo mismo. Que el tratamiento era correcto, pero que el origen de la infección era en cierto modo abstracto o desconocido. Que podría ser de la faringe, por la tos, o quizás de los bronquios, pero que de una forma u otra, el tratamiento es correcto.
Regresamos a casa, tal y como nos fuimos, con el mismo tratamiento y con la niña casi en las mismas condiciones.

 

Gracias a mi tío, que es médico y además de esos médicos que les encanta saber el porqué y hasta que no lo consigue no para, se llevo toda la documentación de la niña, placas, análisis, y tratamientos a su hospital. Lo consulto con el traumatólogo para la placa, con el pediatra para los análisis, y finalmente, entre un compañero y otro dieron con el foco de la infección: Neumonía.
Presentaba mi pequeña una leve neumonía en un pulmón, pequeña, pero suficiente para que le cuerpo saltara todas las alarmas y nos avisara con fuerte fiebre de que algo estaba pasando. El pediatra nos tranquilizo ‹‹ a ver chicos, no os alarméis. La palabra neumonía suena así fuerte y peligrosa pero nada más lejos de la realidad. Es una neumonía muy leve lo que tiene y casi ni tiene importancia, pero es obvio que su cuerpo, al ser un cuerpo sano y fuerte, lo expresa de la forma más exagerada porque su medula funciona al 100%, así que no os preocupéis, que no es para alarmarse››
De todas formas, nos dijeron que le tratamiento, y como nos habían indicado, es el correcto según fuera neumonía, faringitis, o infección de orina. De una forma u otra, ese tratamiento acabaría con la infección, y finalmente así fue.

 

15 Días después, mi pequeña no presenta ningún síntoma de neumonía ni fiebres ni nada por el estilo. Eso sí, esos dichosos mocos escolares parece que no les va a desaparecer nunca, pero están todos los pequeños iguales.

Y vosotros, ¿lo habéis pasado mal con esto de las enfermedades? ¿Habéis tenido experiencia de hospitales con los pequeños? Anímate a compartirlas!

Deja tu comentario