Alimentándonos!

Dic 05

Alimentándonos!

@Juan_Zamo

 

Ya ha pasado los 5 o 6 meses reglamentarios de su monótona alimentación. Es decir, ya es cuando tiene que probar sabores nuevos más allá de la leche o cereales.

 

Desee los 6 meses, emos estado dándole verduras, y paulatinamente le hemos ido agregando diferentes alimentos y sabores.

 

Durante las primeras semanas, sólo le hicimos purés de verduras.  Sé que quizás es obvio, pero sinceramente, yo no tenía ni idea de cómo había que hacerlas. Y basta tan solo, con echar las verduras a agua hirviendo hasta que las verduras “chivatas” como les llamo yo, nos avisa de que están hechas, como son la patata o la zanahoria. Si esta blanditas, ya están las listas.

Las verduras que les solemos mezclar, o alternar son apio, puerro, calabaza, calabacín y tomate, mientras que siempre le ponemos patatas zanahorias o arroz. NUNCA, por indicaciones de nuestro pediatra, debemos ponerle ni coles, ni coliflor, ni nabos, ni pimientos, ni acelgas ni espinacas.

A la semana le dábamos lo mismo, pero esta vez añadiéndole pollo. Que le encanta!, y a la semana siguiente ternera, una ternera que esté limpia, y recomiendo ternera blanca (que desgraciadamente no es nada barata, todo hay que decirlo)

Aun estamos en este proceso, y ya cuando cumpla los 8 meses, metemos en la alimentación gluten, y a los 9 meses, pescado.

La forma de preparar, como he dicho, hervir, y cuando esté listo, batir.

Si seguís mi blog, sabréis que mis padres, los abuelos, tuvieron que irse a vivir fuera, pero la abuela nos dejo en “herencia” una thermomix. Madre del amor hermoso! Esto es uno de los mejores inventos que se han hecho en cuanto a gastronomía se refiere. Aparte de para cocinar, que por cierto, me sale un pollo al limón para chuparse los dedos, deja los purés finísimos, perfectos, suaves. Algo increíble que agradezco y arriesgaría a decir que también mi pequeña Lucia.

Al principio nos costó acostumbrarle a la cuchara. Usamos una cuchara de silicona, que creo que es de lo mejor para empezar a darle de comer. Porque ella la muerde, y si fuera algo más dura, quizás podría hacerle algo de daño, y más teniendo esos dos dientes que tiene. Esos dientecitos.

Pero al cabo de dos os tres días, abre la boca de maravilla pidiendo comida. Ha aprendido rapidísimo.

Tenemos la suerte que no le hace asco a nada. Come de todo, y la verdura parece que le gusta. Claro está, prefiere un biberón de leche con cereales, pero la verdura bien que se la come.

El día que le añadimos el pollo, se llevo una sorpresa. El puré estaba algo más espeso, y claro, empezamos a acompañar la comida con agua. Le encanta y me encanta verla comer.

Cuando pasamos a la ternera, le metimos también yogur de bebes, esos de Danone. La vuelve loca. Abre la boca a más no poder, y si por ella fuese, se comía dos. Eso sí, naturales. El que tiene sabor a frutas, aun no le ha cogido mucho el gusto.

Por las tardes, toca fruta para merendar. Más de lo mismo. Le encanta! Manzana, naranja, peras, plátanos, uvas… Aun no hemos conocido alimento que a ella le incomode.

En general, creo que la experiencia con la comida ha sido muy muy buena, y ella lo está asimilando todo muy bien.

Y vosotros? Habéis tenido malas experiencias con las comidas de vuestros peques?

 

Deja tu comentario