Experiencias de mocos

Oct 15

Experiencias de mocos

@Juan_Zamo

Hace más de dos semanas que no publico una entrada en el blog, y es que he tenido en estos últimos 18 días una experiencia de mocos.
Lucia empezó con un moquillo blanco, transparente. Típico según nos dijo el pediatra, ya que los niños que empiezan la guardería es muy normal que contraigan resfriados, catarros y demás enfermedades contagiosas. Por una parte buena claro, ya que así se inmunizan antes, pero malo, porque para mí, es muy pequeñita y a cada resfriado se sufre.
Ese moquillo no nos sorprendió y tampoco nos preocupo sobremanera. El pediatra nos dijo que el moquillo blanco es señal de infección de un virus, y que poco a poco seria moco verde, y le desaparecería, y posteriormente le volverá a aparecer de nuevo el moquillo blanco, y se tratara de otra infección, y así hasta que se inmunice poco a poco de los diferentes virus.

 

 


Nos conto que eso de que se vaya al pecho, no es del todo verdad, y tiene más de leyenda urbana que de muestra científica. Que es normal y que no nos preocupáramos.
Como nos dijo, el moco se convirtió en verde, y posteriormente, empezó con una tos fuerte. La volvimos a llevar, y nos dijo que no tenía nada que ver una cosa con otra. Que puede tener relación, pero que la tos podría ser producto de esos mocos o no.

En definitiva, mi niña tenía un catarro. He visto miles de catarros y he sufrido otros tantos, pero en tu pequeña, se hace un mundo.
Es así, que el pediatra entonces nos receto algunos medicamentos, entre ellos, un dilatador bronquial y unos corticoides. Todo en gotas.

La tos aumentaba. Por suerte, no presento fiebre ni mal estar. Cosa que me tranquilizaba. Pero la tos era fuerte, molesta, y hacia que se despertase o asfixiase.
Eso tos no cesaba, pero si es cierto, y supongo que como consecuencia de los medicamentos, iba cambiando. Era un tos con mas mucosidad, y lo que antes no era capaz, que era soltar el esputo, ahora si lo hacía.

Debido al cambio la volvimos a llevar al pediatra. Entonces nos dijo que iba bien, y ahora solo necesitaba que le dilatador bronquial hiciera mejor efecto, para sacar esos últimos mocos. Así que nos dijo que le retirásemos el dilatador bronquial que tomaba en ese momento y nos dio otro lago más fuerte. Nos dio a elegir, entre jarabe, o inhalador. Cada cual tiene sus cosas positivas y negativas. El jarabe es más fácil de dar, pero tiene mayores efectos secundarios, como que existe al pequeño y lo haga más inquieto mientras toma el jarabe. El inhalador por el contrario, no tiene tantos efectos secundarios, pero si es cierto que es más aparatoso de administrar, ya que requiere un tubo, una mascarilla, etc, etc. Elegimos el inhalador, y la verdad que poco a poco, estamos notando como la tos va reduciendo y el esputo sale con más facilidad. Así que por indicaciones del pediatra, empezamos a retirarle el corticoide, poco a poco bajando la dosis.

 

Ahora mismo está casi terminando el catarro, y creo que gracias a las indicaciones del pediatra y llevando una administración correcta de los medicamentos.
Si, un susto, pero estoy mentalizado de que será el primero, pero no el ultimo. Aunque ya tuvimos alguna experiencia de asustarnos cuando la regla del bebe (véase en las entradas anteriores).

Con esta entrada no quiero exponer un “pasos a seguir” para cuando tenga un catarro. Por favor, no tomar esta entrada como ejemplo práctico. Que mi péquela este mejorado no es motivo para seguir estos pasos en cualquier pequeño. Siempre, repito, SIEMPRE hay que ir al pediatra, que la examine y ver como evoluciona y seguir siempre las indicaciones del mismo. Si es pediatra, y está ahí trabajando, será por algo!. No juguemos a ser médicos, y menos con nuestros pequeños!

Como experiencia propia, quiero aportar la administración de los medicamentos. En primera instancia probamos lo más lógico. Dárselo en una cucharita. Si, puede funcionar, pero no es fácil del todo. Pensábamos echárselo en la leche, pero….y si le da un sabor que haga que la rechace?. Lo que hicimos y creo que fue lo mejor, es hacernos con una administrador de medicamentos. Que el niño sepa que son los jarabes y que son lo que son, algunos feos, otros ricos, pero ni más ni menos que eso, medicamentos para ponerse bueno. Pues bien, este administrador no es más que una tetilla como los biberones, con un manguito donde echar el medicamento. Lo mezclas con un poco de agua o algo así, y se le da de mil maravillas.
El inhalador, es otra historia, pero al final, parece que aun siendo tan aparatoso no es tan traumático para el pequeño. Mi niña ya hasta le gusta ponerse esa mascarilla.

 

 

Y vosotros?, como vivisteis vuestros primeros catarros con vuestros pequeños?

Deja tu comentario