Los baños. Toda una experiencia.

May 31

Los baños. Toda una experiencia.

@Juan_Zamo

Si hay algo que no os podéis perder, es bañar a vuestro hijo.

Es alucinante la marea de sensaciones que recorren a la criatura y con ellas, las tuyas propias.

Los primeros baños, son muy probables que sean un poco estresantes para el pequeño o pequeña, y para vosotros. El bebé, desde que nació, no solemos bañarlo mucho por indicaciones de la matrona. Durante las 2 primeras semanas lo limpiábamos muy bien, con una esponja húmeda, y poco más. Cuidando los pliegues no hay preocupación de que no este bien limpio. Ya cuando tiene más días, si podemos empezar a bañarlo, poco a poco, sumergiéndolo muy poco en agua, en una bañerita para su tamaño, y con agua a una temperatura similar a su calor. Templada, ni fría ni calor.

Podéis usar uno de esos termómetros para medir la temperatura del agua, pero sinceramente, nosotros lo dejamos de lado y usamos el sentido común.
Por supuesto, en la bañera lo justo y necesario.

Los primeros baños, los realizamos tal cual. Niño, gel para bebes, agua, y listo. Poco a poco nos fuimos dando cuenta que había cosas que nos facilitarían la tarea. Existen multitud de bañeras, de casi todo tipo, pero mi consejo es que vayáis por lo práctico.

La bañera la ponemos en el dormitorio del bebe, con sus patas o en una superficie estable, plana y segura, porque un accidente es fatal, ya no solo para el niño, sino para nosotros, porque mojaríamos suelo, muebles, zapatos, etc. etc. etc. No me ha ocurrido (aún) pero debe ser un latazo.


La forma de llenar y vaciar la bañera, de la misma forma, hay varios métodos. Yo uso lo más rápido y me dejo de inventos. Lleno la bañera un poco y voy echándole agua con una palanganita hasta llenarla al gusto. Normalmente con 2 o 3 palanganas se llena lo suficiente.
Usamos una esponja para bebés, que me sorprendió lo durísima que estaba. Pero fue meterla en agua, y se ablando a niveles insospechados.

Pues solo faltaba Lucía, que al tocar el agua, no le gustó nada. Empezó a llorar desconsoladamente, pero nosotros ya no podíamos parar porque podía coger frío.
Terminamos rápido y la liamos en la toalla, donde ya poco a poco se relajó, y casi se durmió.

Con el baño Nº10, ya coges práctica de forma asombrosa. @Rocio_Zamo nos regaló una especia de camita sumergible, tipo hamaca, que la verdad es que nos dio un resultado estupendo. Impermeable y sumergible, y con unas alfombrillas en la cabeza, para sujetarle el cuello.
A veces, si la temperatura esta ideal, incluso echa alguna sonrisa tirada y sumergida en agüita. Lucía de relax!.

Al agua le echamos un aceite, que nos recomendó el pediatra. Con un pequeño tapón basta. Es un aceite, que al contacto con el agua se pone blanquecino, y está mucho mejor para ella.
Lo normal es que llore, pero como os digo, a veces se relaja y lo disfruta. Espero que con el tiempo ese placer vaya creciendo, y disfrute de los baños.

Tengo la suerte de que los baños, exceptuando los 2 primeros, nos han cogido en primavera calurosa, y el ambiente ayuda a estar mas tranquilo frente a enfriamientos y resfriados.
Al terminar el baño, una vez si otra no, le ponemos un aceite corporal. Teníamos la creencia que tanto las cremas para el pañal, como los aceites y cremas eran esenciales para la piel del bebe, pero el pediatra nos dijo que no era así. Que le pusiéramos cremas según la piel nos la pedía, pero si no existían irritaciones, no era necesario. De los aceites corporales solo nos dijo que podíamos ponérselo cuando creyésemos, pero que de la misma forma, el abuso tampoco es bueno.

Limpita, ya relajada, con pañal nuevo, con ropita limpita y peinadita…. te mira a los ojos, esos ojitos claros, y te dice con al mirada “gracias papá”….es entonces cuando piensas: “Todo ese lío de bañera, jabón, ropa, llanto, esponja, palangana….. Merece la pena”.

 

No os lo perdais.

Deja tu comentario